miércoles, 5 de mayo de 2010


Educar es lo mismo
que poner un motor en una barca,
hay que medir, pesar, equilibrar...
...y poner todo en marcha.
Pero para eso,
uno tiene que llevar el alma
un poco de marino,
un poco de pirata,
un poco de poeta,
y kilo y medio de paciencia concentrada.
Pero es consolador soñar
mientras uno trabaja, que ese barco, ese niño,
irá muy lejos por el agua.
Soñar que ese navío
llevará nuestra carga de palabras
hacia puertas distantes, hacia islas lejanas.
Soñar que cuando un día
esté durmiendo nuestra propia barca,
en barcos nuevos seguirá nuestra bandera enarbolada.
GABRIEL CELAYA

5 comentarios:

Paco Bailac dijo...

Un saludo ¿cómo estars?

Paco

Delia dijo...

Pacoooooooooooo, que tal?? estoy regular regular... de mudanzas y cambios y mucho estresssss, de ese malo que te afecta a la consciencia y te deja sin tiempo para pensar y percibir. Deseo estabilizarme pronto para volver a SER.... gracias por tus comentarios y por tu presencia. Un saludo afectuoso

Paco Bailac dijo...

Delia.... regreso para dejarte "aroma de libertad" ...sigues bien.... ven a la Tertulia


Paco

Paco Bailac dijo...

Gracias por tu presencia en la Tertulia..... y sobre todo vuelve a pensar,

paco

azpeitia dijo...

Me ha encantado leer algo de mi paisano Gabriel Celaya con quien tuve la suerte de hablar de poesía...gracias por traerlo a tu página, me has producido un momento de emoción...Enhorabuena por tu blog...un abrazo de azpeitia